Hoy queremos hablaros de los múltiples beneficios que ofrece decantarse por la calefacción de leña en vuestras casas como fuente de energía principal:

 En primer lugar, este tipo de calefacción es mucho más ecológica que alternativas como el gas natural, ya que las emisiones que producen son neutras, lo que significa que no contribuyen al efecto invernadero. Pero además es una de las opciones más seguras, al contrario de lo que cree gran parte de la gente. Pocos incendios causa una estufa de leña bien controlada mientras que, una explosion de gas o un corte eléctrico puede suponer un peligro mayor para el usuario.

Además, aunque recomendamos la contratación de un especialista para así poder mantener las garantías de seguridad, este tipo de sistemas de calefacción son muy fáciles de instalar y también de utilizar.

También contribuye a la sostenibilidad del medio ambiente, algo que puede parecer una contradicción debido a la tala de árboles, pero esta acción supone dos ventajas para la naturaleza: en primer lugar la tala indiscriminada de árboles contribuye a la limpieza de los bosques y, en segundo lugar, la reducción en el riesgo de incendios mediante la retirada de la madera y los hierbajos.

El precio de su combustible, la leña, no es tan caro como todos pensamos ya que, actualmente, puede encontrarse precios asequibles comparado con los precios ofertados por otras energías como la electricidad o el gas natural.

Cuentan con un alto poder calorífico, debido a que tienen un rendimiento térmico cercano al 80%, lo que nos garantiza un mayor aprovechamiento del calor generado, consiguiendo calentar todo el espacio y por mucho más tiempo.

Su mantenimiento no supone un gran gasto ni un mantenimiento complejo, por lo que es ideal para el día a día y si se mantiene adecuadamente puede llegar a tener una vida útil muy larga, suponiendo un ahorro para el usuario.

Por último, este tipo de sistemas consiguen crear una atmósfera de bienestar entre las personas a través de la estética y las sensaciones aportadas por el fuego. Esto se ha demostrado en estudios que hablan de la “fuegoterapia” a la hora de nombrar los efectos beneficiosos que produce la calefacción de leña dentro de la psique humana.

En conclusión, podemos afirmar que la calefacción de leña es un acierto seguro.

Leña

Llamamos leña a toda la madera utilizada para el fin de hacer fuego ya sea en estufas, chimeneas o cocinas. Es un tipo de biocombustible se emplea mucho en España y el uso de un tipo de leña u otro dependerá del destino que se quiera dar a las mismas. La madera como combustible es más económica, siendo hasta 6 veces más barato que con electricidad, 5 veces más que con gas y 4 veces más económico que con petróleo.

 

Podemos encontrar dos tipos de leña:

  1. Leña de una sola procedencia: leña de roble
  2. Leña mixta: de eucalipto, roble y acacia

 

Eucalipto

Galicia cuenta con un 40% de la producción de la madera de eucalipto, que se usa principalmente para pasta de papel, fabricación de postes, tableros, chapa y serrería.

Esta madera es nuestra gran especialidad. Llevamos trabajando con la madera de eucalipto (eucalyptus globulus) desde nuestros inicios, consiguiendo así un conocimiento completo sobre ella y gracias a esto conseguimos obtener la materia prima de la mejor calidad que otras empresas no pueden suministrar. El eucalipto por lo general tiene una buena densidad, dureza y resistencia al impacto. Es además es fácil de curvar a voluntad, lo que permite salirnos de los ángulos rectos en determinados usos.